En Malakids

Adriana y Valeria se han pasado los últimos meses recordándome lo morruda que he sido por haber estado de vacaciones todo el tiempo. Qué risa. Unas vacaciones que no me han dejado tiempo ni para encender la tele o la radio, mucho menos para estar pendiente de lo que suena fuera de los circuitos comerciales (bueno, tampoco dentro). The Pinker Tones es ese tipo de grupos al que no llegas por casualidad sino que tienes que estar escuchando activamente o esperar a que te lo cuenten. Por suerte, ahí fuera existe gente maravillosa que tiene Whatsapp y sabe usarlo. Si no fuera por ellos, en esta casa seguiríamos con nuestras vidas como si tal cosa, orgullosos de nuestra modesta discoteca infantil y ajenos al fenómeno musical que iba a marcar nuestro verano de 2014. GRACIAS Y MIL VECES GRACIAS.

Porque The Pinker Tones también hacen música “para niños”, aunque en este caso la etiqueta se queda cortísima. Si buscas a Rolf & Flor, encontrarás dos libros-disco (en mi casa, el primero y el segundo) en versión bilingüe y con ilustraciones. Y ahora, los adjetivos: divertidos, marchosos, inteligentes, pegadizos, educativos, brillantes… Entre otras cosas porque, para variar, no dan por hecho que los niños son unos seres sin gusto ni criterio a los que les puedes vender una versión detrás de otra de lo mismo.

El primero fue el regalo de cumpleaños de Adriana y desde la primera nota nos enganchó. Ha sido la banda sonora de las vacaciones y, de vuelta a casa, la versión inglesa ya estaba completamente interiorizada. No tardamos en hacernos con el segundo pero, de repente, no sabíamos cuál preferíamos. Para salir de dudas, fuimos a verles en concierto al festival Malakids hace un par de fines de semana. Problema resuelto: nos gustan los dos, y no nos cansamos. Aunque desde ese momento estamos viviendo el primer episodio de preadolescencia de nuestra familia, con dos niñas de 4 y 6 años que se encierran en su habitación para pinchar música y cantar sin dejar entrar a los mayores… Bueno, si es esto no nos importa.

Ya sabemos decir “helado” en ruso, “cactus verde” con acento francés y “aurora borealis” en perfecto inglés. ¡Seguid llevándonos a muchos sitios con Rolf y Flor!

Con MarioFoto de la página de Facebook de The Pinker Tones

 

Anuncios