OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No quiero decir que cuando me miro vea esto, pero quizás sí es un poco mi estado de ánimo conmigomisma desde hace unos días. Porque no soy perfecta, faltaría más. Y no es que pretenda serlo (siempre), simplemente me fastidia que se ponga en evidencia de según qué maneras. Por ejemplo, olvidando cosas importantes. Un, dos, tres, responda otra vez.

La pobre Valeria ha tenido la mala suerte de ser la segunda y la genial idea de haber dado mucha guerra durante dos años. Eso hizo que nos olvidáramos de viajar a ningún sitio y mucho menos al extranjero. Llegado el momento de levantar cabeza, a ninguno de los dos se nos ocurrió que la pequeña pudiera necesitar algo más que su maleta para volar a París. Pero voy a hablar por mí: aunque últimamente es difícil que en mi mente haya sitio para nada nuevo, no haberle hecho el DNI a Valeria (sobre todo cuando su hermana lo tiene desde los 9 meses) me ha tocado la moral. Y mucho.

Con todo, si lo peor ha sido llevar un par de semanas flagelándome y haber pasado un ratito regulero en el aeropuerto de Barajas con toda la familia de cuerpo presente, que todos los males sean estos. Sin duda, el lugar y las circunstancias se prestaban al “típico numerito”, con el agravante de que Valeria llevaba 2 meses diciendo que quería ver a Mickey y en el último momento vio cómo todos los demás embarcaban sin ella. El resto, lo normal y previsible: carreras por los pasillos, colas en los mostradores, negociaciones con Vueling e Iberia, discusiones en la comisaría, que me han dicho que sí, que me han dicho que no, porfavor, porfavor, hágase cargo, mire a esta niña, pero no le da pena, es que no tienen ustedes corazón.

Resumiendo mucho, esta es la cuestión a día de hoy: sin DNI, no sales de España volando, da igual que sea a territorio Schengen que a la Conchinchina, y sin partida de nacimiento no hay DNI ni pasaporte de urgencia. El libro de familia, en este caso, no sirve de nada. Esto quiere decir que puedes atravesar Europa en coche, en barco, en elefante, en tren, con 10 kilos de explosivos, 20 botes de compuesto radiactivo y 5 niños robados y nadie te dirá nada. En cambio, no pretendas subirte a un avión con destino Oporto llevando encima una pinza de depilar o una hija sin DNI, por mucho que se parezca a su padre.

Sin embargo, en la comisaría del aeropuerto no iban desencaminados cuando nos decían que realmente el DNI no es obligatorio para volar dentro de la zona Schengen y que en última instancia la decisión está en manos de la aerolínea y, por ende, del empleado de turno (hacía yo bien suplicando clemencia). En París nos dejaron volver sin problemas y solo hubo que responder a tres sencillas preguntas. También es cierto que la estampa de Valeria corriendo hacia mí con los brazos abiertos y esa sonrisa suya ayudó a que la supervisora no dudara de mi maternidad. El puente familiar del 1 de mayo se arregló con un viaje en tren que sirvió para estrechar lazos de afecto paterno-filial durante 15 horas y una autocolleja para estar más pendiente la próxima vez. Moraleja.

Anuncios