Clara y Adri

Esta vez teníamos muchas papeletas para acertar. La librería La Mar de Letras, que nos encanta por continente y por contenido, por situación y por carisma, organizaba una sesión de cuentacuentos japoneses con Clara Piñero, a la que ya conocíamos porque es el lado femenino y, quizás, más serio de la pareja Gamba y Ginny (ya os hablé de ellos aquí). El kimono no le queda para nada grande y las expectativas se cumplieron: pasamos una hora la mar de entretenidos en la parte de abajo de la librería con cinco historias que nos llevaron al Japón antiguo y al moderno, y hasta tuvimos un kamishibai que a Adriana y a Valeria les llamó muchísimo la atención. Energía, profesionalidad, una dicción perfecta y lo que yo llamo un estilazo contando cuentos, ¡sí señor! Si tuviera que poner alguna pega, sería el precio: 5 € por niño no parece mucho, y en general no me cuesta pagar por este tipo de cosas (más bien al contrario, creo que debemos fomentarlas). Pero dado lo reducido de local, que estas actividades tienen mucho de publicidad del negocio que las organiza y que siempre terminas picando algo (sobre todo cuando la oferta es inmensa e interesantísima, como es el caso) lo encuentro menos justificado. Pero que eso no os eche para atrás si tenéis la ocasión de ir porque merece la pena.

Y hablando de picar: esta vez fue La manzana, un cuento incluido en el repertorio de la tarde. Es una historia sencilla a más no poder servida en una edición deliciosa y acompañada de unas ilustraciones dulces como esa manzana roja que rueda y rueda. Un libro muy especial que da gusto mirar, leer, tocar, acariciar, mimar… Un caramelo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios