Top 10

Para escribir esta entrada les he puesto a Adriana y a Valeria una tarea difícil: elegir sus cuentos favoritos de entre todos los que tienen. Seguro que a estas alturas los niños ya tienen claro lo que quieren y los Reyes han recibido muchas cartas. Pero los libros nunca sobran, no nos cansamos de leerlos, son perfectos para el “lo que Sus Majestades quieran” y, si se acumulan los regalos, se pueden ir sacando a lo largo del año. Sin duda son el mejor juguete.

Esta selección se ha hecho partiendo de un primer filtro materno que ha eliminado a Caillou, Peppa Pig, Dora y Teo, sintiéndolo mucho por todos ellos. De ese montón, cada una ha tenido que escoger cinco cuentos. Son títulos que nos han regalado, que hemos heredado o que nos han recomendado. Pero, sobre todo, son los que tienen las páginas más gastadas. Como orientación, pongo las edades en las que se incluirían pero la verdad es que a cada una le gustan los cuentos de la otra, el 99% de las veces los leen juntas y casi todos van más allá del rango de edad propuesto.

Selección de Adriana (de 3 a 6 años). Lo ha tenido claro: le gustan estos cuentos porque no hay ningún malo. Porque en casi todos los demás (que también leemos, y mucho), hay madrastras o brujas o lobos con mucha hambre. En estos, en cambio, los personajes son todo bondad.

Top 5 Adriana

Eloísa, la princesa perezosa. Hoy por hoy, su libro superfavorito porque Eloísa siempre llega tarde (no sé si me tengo que dar por aludida por algo). Forma parte de una colección de libros con pictogramas que se titula “Buenos de cuento”, con eso ya lo hemos dicho todo.

La estrella de Laura. Un cuento precioso que también nos recomendó El Dragón Lector y no nos defraudó: Laura se encuentra una estrella con una puntita rota, la cura y la lleva a su casa. Habla de la amistad y de lo difícil que resulta dejar marchar a alguien a quien queremos mucho.

El gigante Patigo. Con el tiempo hemos ido cogiendo cariño a Patigo. Otro cuento con pictogramas que también trata sobre los amigos y sobre cómo los prejuicios hacia algunas personas nos impiden ver lo bueno que hay en ellas.

Antonino va y viene. Nos hemos enamorado de Antonino, ¡qué le vamos a hacer! Es tan buen amigo, y todo el rato para acá y para allá cuidando a Oso y buscándole las cosas que más le gustan para comer… Además tiene una ilustraciones preciosas, una encuadernación deliciosa y un formato fantástico. Antonino for president!

¡No interrumpas, Kika! Este nos hace mucha gracia. Kika es una gallinita a la que su papá todas las noches lee un cuento. Como a Adriana, no le gusta que haya malos y siempre sale al rescate, poniendo a prueba la paciencia de su padre. Divertido y original.

Selección de Valeria (de 1 a 3 años). Como siempre va por libre, ella coge sus cuentos, los coloca encima de su camita y, de rodillas, los hojea. Ahora que se sabe algunos, se los lee a sí misma. Tenía en las manos más de cinco pero le hemos obligado a elegir porque si no la cosa era interminable.

Top 5 Valeria

Esta es Lulú. Un gran clásico, junto con los demás de la colección. A Lulú la queremos mucho porque es de esos personajes que nos han acompañado desde que las niñas eran bien pequeñas. Incluso ahora, a Adriana le sigue gustando levantar las solapas de los cuentos de Lulú, rebuscar entre sus cajones o atarle las zapatillas. Muy recomendable para las más peques.

El libro del verano. También hay el del invierno, el de la primavera y el del otoño, claro, pero nosotras tenemos este. Es un cuento sin una sola letra que entretiene hasta el infinito (y más allá) solo con mirar los dibujos una y otra vez. Y, aunque no lo parezca, dentro pasan muchas pero que muchas cosas.

La gallina Cocorina. ¡Pobre Cocorina! Con lo que adora a sus polluelos, pero es que la pobre es tan desastre… Seguro que tiene mil cosas en la cabeza y por eso se le olvidan las más elementales. Y los demás, en lugar de echar una mano, venga a criticarla. Pero sus hijitos saben que les quiere mucho y por eso no la cambiarían por ninguna otra madre del mundo. (Sigo pensando que este es más bien un libro de autoayuda para madres.)

Cuentos de la Cama Camilla. O de cómo la lectura se convierte en el mejor pasatiempo, cómo nos une, nos entretiene, nos hace compartir, nos lleva a otros sitios… Este es uno de los heredados y le toca estar entre los elegidos, por entrañable.

Los garabatos del Sol. Y este es el otro, y mucho me temo que he sido yo la que ha presionado sutilmente para que apareciera en la lista. Tengo a Adriana grabada en la memoria, con su lengua de trapo de un año y medio, recitándolo de memoria. Está leído, releído y requeteleído, y le agradecemos en el alma a su dueña que nos lo haya cedido y, sobre todo, descubierto.

Espero que los Reyes os traigan muchísimos, muchísimos libros y que los disfrutéis tanto como nosotras. ¡A ser buenos!

Anuncios