En casa nos somos muy de festejos ni religiosos, ni paganos, ni tradicionales, ni importados, ni nada. Pero el colegio de Adriana, no sé si porque es público o porque es nuevo o porque le va la marcha (en el buen sentido), sí. Así que la niña vino el otro día con la notita correspondiente, en la que se anima a las familias a que les disfracemos para la fiesta de Halloween de este año. De lo que no se dan cuenta en el colegio es de que una inocente excusa para vestir a los niños y hacer una fiesta es, para mí y para la Monica Geller que llevo dentro, una convocatoria a un concurso nacional de manualidades, poco más o menos.

En Internet hay de todo, yo no me invento nada. Por ejemplo, la autora de este otro blog tiene unas manitas que ya las quisiera yo para mí. Pero como lo de la costura no es lo mío, me he buscado la manera de hacer una cosa aparente sin tener que usar mucho hilo, y esta es mi sugerencia por si queda alguna niña sin disfraz para estos días.

Ingredientes (para un disfraz):

– Tul naranja, con 1 metro sobra

– Tul verde, con medio metro sobra

– Fieltro naranja, para hacer la calabaza

– Una diadema

– Cinta de raso naranja para forrar la diadema, con 1 metro debería ser suficiente

– Cinta de raso verde, que sirve como cinturilla de la falda, 1 metro en mi caso

– Camiseta y leotardos negros

– Hilo naranja  y aguja

Hacer la falda es tan fácil como cortar tiras de tul e ir atándolas con un nudo a la cinta de raso (aquí se puede ver más o menos cómo). Necesitamos que sean el doble de largas que la falda, porque como veis van dobladas. Yo calculé 40 cm para Adriana pero luego corté bastante; es mejor que sobre y luego poder cortar si hace falta a que quede demasiado largo, pero lo bueno es que se puede ir viendo sobre la marcha y rectificar solo cambiando unas tiras por otras. Vamos atando estas tiras a la cinta, muy juntitas. Después, hacemos lo mismo con las cintas verdes, que serán bastante más cortas porque lo que buscamos es imitar el rabito de la calabaza. Y ya está la falda. A la camiseta le hemos cosido una calabaza de fieltro que he sacado de una plantilla de Internet (por ejemplo esta). Y para forrar la diadema solo nos hace falta una pizquita de pegamento para pegar la cinta de raso a los extremos porque para el resto basta con tensarlo bien. Con unos lazos hechos con retales de tul os queda un tocadito que ni Pippa Middleton.

Luego lo de tener que negociar que la camiseta es negra y no naranja o que el lazo es verde y no negro ya se lo dejo a cada uno y sus circunstancias…

Anuncios