Aprovechando esta propina de veranito que estamos teniendo, el sábado nos echamos a la calle toda la familia a pasar el día de excursión por Madrid: cuentacuentos, Retiro, merienda, compras, caballitos… A las 9 de la noche estábamos los cuatro derrengados — unos más que otras.

Empezamos el día cerquita de casa, en un cuentacuentos en la librería De Cuento. Muchos vecinos de la zona la conocerán. Si no es así, ya estáis tardando. Es una tienda especializada en literatura infantil y juvenil muy de barrio, agradable, acogedora, bien decorada, con dueños de esos majos y varios espacios para que los niños jueguen. Además, organizan cumpleaños y, casi todas las semanas, cuentacuentos gratuitos que suelen estar muy concurridos. Este sábado estuvieron Gamba & Ginny, que combinaron los cuentos con el mimo y nos hicieron reír y participar a todos, desde el más pequeño hasta el más… vamos a dejarlo en ‘adulto’. La función, de unos 45 minutos, consistió en cinco cuentos, algunos tradicionales y otros de autor. Uno de ellos fue el de la imagen, De verdad que no podía, una historia muy bien representada sobre Marc, un niño al que le da miedo dormir solo y llama a su mamá una y otra vez. Y ella, después de probar todo tipo de soluciones a cual más rocambolesca, se da cuenta de que darle la mano y estar a su lado es todo lo que necesita. ¿Que si me siento identificada? Bah, qué tontería.

La recomendación de hoy es doble: que visitéis De Cuento o, al menos, su página web de vez en cuando para enteraros de lo que hay por ahí, y que si os topáis con Gamba & Ginny vayáis a verlos. Os chivo, porque lo he visto en su web, que estarán el sábado 27 de octubre por la tarde en la librería La Mar de letras, en el centro de Madrid. Yo no me lo perdería.

Anuncios