Subir y bajar. Subir para bajar y bajar para subir. Subir para hacer hambre y bajar para cenar. Y volver a subir para bajar la cena. Ahí, equilibrando, sí señor. Vejer de la Frontera tiene estas cosas.

Tanto ejercicio encuentra su recompensa en el Jardín del Califa, en plena Plaza de España. Un sitio con encanto y cuidado al detalle donde inmediatamente te arrepientes de no haber hecho reserva y de, por una vez, haber improvisado. Pero hubo suerte y no solo encontramos mesa sino que nos dieron la mejor de todas: el Aljibe, un espacio íntimo reservado para un máximo de seis personas que, por obra y gracia de dos niñas pequeñas, no pudimos disfrutar románticamente. Al menos de esta forma no molestamos, que los demás no tienen la culpa de que queramos ir con nuestras hijas a todas partes.

Nos dan las cartas. De vinos, de adultos y de niños. ¡Por fin, por fin! Por fin un menú infantil en el que no están los omnipresentes espaguetis con tomate y el filete con patatas fritas, con helado de postre. Es una carta sencilla adaptada a los gustos de los niños pero que no pierde ni un ápice de la esencia del local ni de sus platos. Nos hemos acostumbrado a advertencias del tipo ‘Pero lleva verdura, ¿eh? Yo aviso, porque si es para las niñas…’ o ‘¿Estas son de las que comen de todo?’ y algo así nos alegra la vista. Porque es lo mismo, pero no es igual.

El lugar es más que recomendable. La carta es variada, con platos marroquíes, sirios, libaneses y andaluces, todo bien cocinado y bien presentado. Ambiente delicioso. Precios razonables y trato cariñoso. Me dicen, además, que no solo los huevos y el pollo son de procedencia ecológica, sino que también la mitad de las verduras que usan lo es. No se puede pedir más.

Valeria tenía una de esas tardes de ‘no’ y cenó tortilla francesa de huevos ecológicos que no por ser para niños estaba peor presentada. Adriana compartió con nosotros el hummus, el falafel y la sufa de pollo. Garbanzos, croquetas y pollo con fideos, al fin y al cabo.

* Muchas gracias a James Stuart, del Jardín del Califa, por facilitarme el menú infantil en inglés y en español.

Anuncios